Lecturas a la hora del té

Lecturas a la hora del té
(Pintura de Vicente Romero)

jueves, 3 de septiembre de 2015

ELEGÍA A MI PRIMA ANTOÑITA


El río ha extraviado su cauce,
La Giralda se atormenta,
Benacazón aprieta los labios
y Umbrete se lamenta.

Espadas en el corazón
por la alegría llevada
que composta los naranjos.
Tu útero es la razón:
lágrimas derramadas,
rocío sobre tus vástagos.

¡Antoñita, no tires pellizcos!
Me gusta tu pelo riza’o
¡Qué veranos aquellos!
De risas en el sobera’o.

¡Prima, tengo mucho sueño!
Las almas me acunan
con un brazo intangible
de levedad conmovedora
que suaviza mi amargura
pero no la endulza del todo.


¡Prima, me estoy durmiendo!
Mira, ya llega tu Papa,
que se ha convertido en Rey
de los campos de las almas.
¡Prima, me estoy durmiendo!
duerme, que te cantará tu Mama
y te ofrecerá sus pechos
como en tu niñez te daba.

¡Antoñita, no tires pellizcos!
Me gusta tu pelo riza’o
¡Qué veranos aquellos!
De risas en el sobera’o.

5 comentarios:

  1. mientras tomo mi ée escucho tu maravillosa música y me disfruto leyéndote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras. Un abrazo grande.

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras. Un abrazo grande.

      Eliminar
  2. Querida Aldonza: Muy emotivo todo el contenido de estos versos dedicados a tu prima, suena a un cántico angelical que anidará en el corazón. Besos!!!

    ResponderEliminar

Gracias por tu visita y por tu comentario.