Lecturas a la hora del té

Lecturas a la hora del té
(Pintura de Vicente Romero)

domingo, 29 de junio de 2014

miércoles, 25 de junio de 2014

FOTOS DEL RECITAL "HILVANANDO PALABRAS"

 El pasado sábado día 21 de Junio a las 6 de la tarde, nos reunimos en la Librería de Mujeres de Santa Cruz de Tenerife.

De izquierda a derecha: Rosa Mª Ramos, Carmen Paloma Martínez, yo, Isabel Medina, Amalia Quiroz, José Ramón Sampayo y Graciliana Montelongo.

Entre el público asistente, estuvieron escritores de renombre como Cecilia Domínguez y Domingo Acosta..

Amalia Quiroz, recitando.

Carmen Paloma Martínez, recitando.

Graciliana Montelongo, recitando.

Isabel Medina, recitando.

Rosa Mª Ramos, recitando.

Yo.

Izaskun, la dueña de la Librería.

Isabel Medina charlando con otra de nuestras grandes escritoras, María Teresa de Vega.

José Ramón Sampayo, recitando.


Parte del público asistente
Los fotógrafos que inmortalizaron el encuentro: Nikol Ironovic y Carolina Luna.

domingo, 22 de junio de 2014

RECITAL HILVANANDO PALABRAS



Después del recital de ayer tarde, aún ando borracha de magia. Gracias por una tarde magnífica a Izaskun, dueña de la Librería, y a tod@s l@s escritor@s que tuvieron a bien querer compartir conmigo sus hermosas lecturas: Isabel Medina, Graciliana Montelongo, Amalia Quiroz, Carmen Paloma Martínez, Rosa Mª Ramos, José Ramón Sampayo. Mil gracias al público asistente dentro del cual tuvimos la suerte de contar con nombres relevantes dentro de la literatura canaria como Mayte de Vega, Cecilia Domínguez o Domingo Acosta. Gracias también a los dos fotógrafos profesionales que nos hicieron mil fotos y que inmortalizaron este encuentro. Gracias a Aarón Moreno, a Maxi Tendero, a Luisa Álvarez, ... No podré nunca dejar de dar GRACIAS.

domingo, 1 de junio de 2014

LECTURAS EN LA XXVI FERIA DEL LIBRO DE SANTA CRUZ DE TENERIFE


Gracias a la invitación de mi amiga Graciliana Montelongo, pude leer en la Feria del Libro de mi ciudad. Para mí fue un instante en el tiempo que no podré olvidar nunca. Junto a los escritores Graciliana Montelongo, Félix Díaz, Agapito de la Cruz, Rosa Rosa Maria Ramos Chinea, Macarena Díaz, Mónica Díaz Tabares, José Ramón Sampayo Rodríguez, Domingo Acosta Felipe y, colocando el broche de oro, Isabel Medina, fue una tarde única a pesar de los contratiempos de la organización. Pero eso queda atrás después de haber disfrutado de sus intensas lecturas, de la música a la guitarra de la joven promesa Román González, del aplauso del público y de los benditos nervios que se apoderaron de mi estómago para recitar estos dos poemas. GRACIAS A TODOS POR LA TARDE DEL 30 DE MAYO, DÍA DE CANARIAS.

MI MAR
Desde mi casa sin ventanas huelo el mar infinito.
Hay gente que dice que hay naves que me esperan
y que, si subo, lo atraviesan y arriban al puerto que aún no existe,
ése que está en el escondite que velo.
Hay gente que niega que el mar esté allí afuera.
Ni siquiera yo, que lo he inventado, sé si me engaño.
Pero, ¿Qué más da si es espejismo?
¿Acaso no me alimento de él?
¿Acaso no me ahogo cuando no me cubren sus aguas?
Me he cansado de caminar con zapatos
por veredas sin peligro donde se descarrilan mis sueños.
Me atreveré a abrir la puerta de mi casa,
no tendré miedo si el aire no es el que espero.
Al igual que sé que la montaña no existe
porque la he andado y la conozco,
estoy segura de que mi mar será posible
en cuanto yo sea valiente
y me rindan sus mareas.
Carmen Marina Rodríguez Santana.

SOY DE ISLA
Soy brote de hoja de otoño sobre lava candente
que busca morir en las desgastadas arenas de la noche,
atrapada en el resplandor de la aurora.
Un mascarón de proa que acuchilla las baladas de sirenas
y conquista otros mundos y otras lenguas,
para volver a encontrar su tesoro de paz
allí donde los sueños se empapan de lluvia.
De lluvia horizontal que fecunda mi vientre
pariendo versos que germinan
y enraízan en mi tiempo.
Soy mirada de gente antigua que me cubre
con un manto de sabiduría templada
y me aúpan en volandas para palpar
los aromas desprendidos de mis ojos.
Me vuelvo piel del aire y me abarcas
con los brazos de la madre protectora
y surco tus coladas como ángel de los senderos
con alma verde dormida,
Isla mía.
Carmen Marina Rodríguez Santana.