Lecturas a la hora del té

Lecturas a la hora del té
(Pintura de Vicente Romero)

viernes, 21 de abril de 2017

NI POETISA SI PRINCESA (Para el día del libro, 2017)

(Pintura de Max Buri)

Siempre he querido ser poeta, ni poetisa ni princesa. Lo sé porque aún conservo mis primeros versos, unos garabatos sobre aquellas páginas del Quijote que amarillean como mordida de manzana. En tiempo de calcetines, las faldas de tablas y cuadros no tenían bolsillos en los que guarecerse las manos ni espacios para poemas. Los atesoraba en el neceser de nubes azules, junto a las coletas y el pintalabios. No hizo falta enfundarme un traje de caballero, reservar mesa en el Café Gijón y tragarme el humo de mil puros. Mis tacones marcan el paso firme de mis pasos. No soy poetisa ni princesa, quiero caminar el sendero de los poetas.

(En el libro "He querido volver", editado por Editorial Cursiva, 2016)

sábado, 15 de abril de 2017

MADRE E HIJO

(Pintura de Merce Ares  https://petalosalagua.blogspot.com.es/)

Cuando te das cuenta, te hallas sentada en la cima del Gólgota, observando el cetrino rostro de tu hijo cuya cabeza descuelga en su crucifixión. Y te preguntas cómo podrás sobreponerte a su muerte, cómo la vida, injusta, te atrapa llevándoselo a él y queda expectante a que realices tu siguiente movimiento. Y de dónde sacarás fuerzas si te cuelga el alma helada sobre una finísima cuerda que amenaza con romperse por el peso de plomo que soporta. Miras al cielo y os ilumina la luz que esta mañana nace en la profundidad del río y se eleva con prepotencia para descubrir la dulce estampa que te dibuja con tu hijo en tu regazo, cubriéndole por entero con besos y lágrimas. 

Carmen Marina Rodríguez

viernes, 7 de abril de 2017

LOCURA Y BÁLSAMO



Me golpean las palabras y los hechos...
me tambalean.
Mi locura es ternura igual
que aquella que perdí.
Heridas antiguas vuelven a helarme la sombra,
no hay más salida
que no salir.
Entre algodones estoy aquí dentro,
calentando mi alma con el tibio
aliento de mis sueños,
como bálsamo aromático
de mi dolor.
Bendita locura
que anestesia y salva batallas,
que fortalece y hace vivir.
Soy superviviente
dentro de esta cabaña donde
el mundo está hecho a mi mano
y al que me agarro
con raíces de árboles gigantes.
No podrán tumbarme,
tengo locura de sobra
a la que agarrarme.

Carmen Marina Rodríguez Santana
Libro La casa de las mil estancias, Editorial Idea y Editorial Aguere, 2014.
Autor de la imagen Daniel Gerhartz

miércoles, 8 de marzo de 2017

8 DE MARZO, DÍA DE LA MUJER

(Pintura de Merce Ares)

Un año más es 8 de marzo, un año más la lucha continúa y nosotras en ella. En la batalla por la igualdad, por la supervivencia, por la justicia, por la presencia, por el hoy y por la mañana, por la dignidad negada. En la lucha, luchando, y siempre con la escucha activa y la reflexión dispuesta.
(Izaskun Legarza)

Aquí en Canarias, hoy los medios audiovisuales nos han informado que nuestras Islas van en cabeza de mujeres muertas por violencia de género, que el número de mujeres de paro es el triple que el de los hombres, que la igualdad no ha aumentado sino que se ha mermado.
Por tanto, tenemos que seguir en la lucha para dejar un mundo mejor para nosotras, nuestras hijas y nietas.

PIEL DE LUNA
Me desvisto de esta piel,
no quiero que me descubran en ella.
La enterraré contigo
donde mi libertad se cultive
en el campo sin esquinas.
Reinventaré mis anhelos
y la vereda de alcanzarlos,
me fijaré en mis propias huellas
sin detenerme en las tuyas
y lameré mis heridas.
Me cubriré de piel de luna,
me reiré con el mar,
lloraré con las estrellas.
Mi carne se tragará el tiempo
y la luna seré yo misma.

(Carmen Marina Rodríguez Santana, Libro La casa de las mil estancias, Editorial Aguere e Idea, 2014)


viernes, 13 de enero de 2017

SILENCIO ( De mi libro HE QUERIDO VOLVER, 2016, Editorial Cursiva)

(Pintura de Paul Chabas)

No he escuchado tu latido en mi pecho,
ni el aullido del viento,
a pesar de que ha roto la ventana.
No se oyen las pisadas en la noche,
ni cuando los tacones
sorprenden cien lechos de hojarasca.
Han enmudecido las gargantas de gaviotas,
el violín de los grillos,
parturientas, plañideras,
la risa de los niños,
olas llegando a su playa.
No se atienden los llantos de inocentes,
el eco de mil bombas,
las alas en la jaula,
el hambre de cucharas,
el ruido de las nueces.
El tiempo se ha cansado de los hombres,
se niega a obedecer
a la aguja y su compás.
Llueve silencio
en el tuétano del mundo.



jueves, 22 de diciembre de 2016

UN CUENTO DE NAVIDAD

Pintura de Victor Bregeda


 Mi familia vive en un país inventado donde siempre es Navidad.
Mi padre nació en una tierra donde la Navidad está cambiada a los veranos y donde Magallanes se mareó esquivando las mil islas. Mamá, en cambio, nació en los Niuyores del norte, donde están habituados a celebrar la Navidad en invierno que es, por cierto, menos frío que el verano de las tierras de papá. Cuando se conocieron los dos, decidieron llegar a un consenso: vivirían la Navidad en todas las estaciones del año. Ésa es la razón de que en nuestra casa siempre es invierno, nieva desde los techos y existe siempre un suelo blanco donde escribimos nuestros poemas. Mantenemos encendido el calor del hogar y podemos caminar descalzos sin miedo a resfriarnos ni tener que sonarnos los mocos con la manga del chaquetón. Nuestra casa está muy alta, mucho más que algunas nubes y cada día una caravana de caballos guiados por duendes mágicos nos traen los regalos que abrimos nada más levantarnos. ¡Mmmmm qué delicioso olor a manzanas los envuelve!
Hemos hecho las maletas. Los mismos caballos nos bajarán de la nube. Es 24 de diciembre y nos vamos, como cada invierno, a pasar la Navidad con los abuelos de los Niuyores. ¡Les hace una ilusión pensar que esta época especial la compartimos siempre con ellos! ¡Bendita la inocencia de los abuelos!  

viernes, 18 de noviembre de 2016

EL CAMINO (Microrelato del libro "He querido volver", Editorial Cursiva 2016)


Aguardaba tembloroso a iniciar la travesía con la incertidumbre de no saber. Ninguno de los que había partido con anterioridad y habían hecho el camino había vuelto para contarlo, ni vencedores ni vencidos. Habían sido entrenados para sortear obstáculos y llegar a la meta, eso era todo. Aprovechó la fuerza del primer impulso, después remó hasta extasiarse, dejando atrás el reguero de cadáveres de sus compañeros, incluso de hermanos. Adivinó que el objetivo se hallaba cercano por pura atracción eléctrica y, cuando lo alcanzó, se despojó de su remo y se inició la vida.

viernes, 7 de octubre de 2016

MI OTOÑO (Del Libro "He querido volver", Editorial Cursiva 2016)



El otoño me ha invadido
como la lluvia conquista el interior de la tierra,
como la mar ocupa las costas que la hipnotizan.
Despacio me han despertado los sueños distraídos
de castaños en verano,
de laberintos sin pared.
No importa que duela el roce
contra el corazón del aire
ni que los pliegues encubran
el misterio de mi existencia
porque aún me habita el sabor
de aquel beso de manzana verde
que permanece en este atardecer.
Ahora la palabra
es la única verdad sonora,
la tierna obstinación que se enfrenta
a lo que sangra.
No me hallaréis estática
bajo la seguridad del zaguán
de los hombres olvidados.
Buscadme en el huracán
de este otoño que me arrolla.

viernes, 30 de septiembre de 2016

MANOS Y LUCES (Del libro Marea en tres tiempos de Amalia Quiroz Pedrazas)


Ayer tarde fue la presentación del poemario "Marea en tres tiempos" de mi amiga Amalia Quiroz Pedrazas. Le agradezco su gran amistad y el poema que me ha dedicado y que aparece en el libro. Un beso eterno, Amalia.

MANOS Y LUCES
(A Carmen Marina Rodríguez Santana)

La jardinera
por fin desbrozó
su nostalgia estremecida
que creció cual mala hierba
entre sus sueños.

Sus brazos, su memoria
de niña inquieta
se abrieron
en capullo de luces
para ganar la realidad
de la contienda,

jueves, 8 de septiembre de 2016

¿POR QUÉ ESCRIBO?



Igual que mi pelo es negro y la piel muy blanca transmitidos por mis genes, eso es por lo que escribo, por puros cromosomas enredados. Desde muy pequeña, sin tener conocimiento de las letras, me inventaba historias que transmitía con garabatos ininteligibles para el resto y que “leía” a mis padres para que me dieran su aprobación.
Con el tiempo me he convertido en alguien que escribe para denunciar y buscar soluciones, aunque éstas vengan dadas por seres vengadores, como un árbol por ejemplo, que harán justicia. No importa si vendo libros o no, si no soy nadie en la literatura. Sólo sé que escribir me hace bien, me da paz y me conmueve. Sé que tengo que seguir escribiendo porque me lo indican mis cromosomas enredados.
Carmen Marina Rodríguez Santana

sábado, 3 de septiembre de 2016

EL KIOSKO (Poema inserto en mi libro He querido volver, Editorial Cursiva 2016)

(Pintura de Burton Silverman)

Un kiosko visto desde el cielo, no es nada;
a menos, que yo pueda visitarlo,
con mis pies perpetuos en la cama
y mi boca dibujando lo que observo.
Desde mi ventana, la calle
parece ser la misma.
Permanecen colgadas las mismas ropas
sobre la cuerda sin cansancio,
henchidas con ese olor
a frituras vecinas que acompañan 
los átomos del aire.
Los naranjos de la plaza
otorgan la indiscutible certeza
de ser parte del pasado.
Y el kiosko atesora los misterios
de imaginario caballo de Troya.
Un tirachinas o un aro de metal,
los cromos del álbum que nadie terminó.
Un trozo de pan y dos onzas de chocolate medían
el juego del escondite en tiempo de humo,
agazapados sobre la copa del naranjo más alto.
Apenas una leve brisa y formé parte
del lecho inalterable de hojarasca...
Ahora dentro de mí
late una vida subterránea e inútil
excepto cuando miro el kiosko
y lo convierto
en palacio de mil y una noches,
en fragata de corsarios,
en volcán en erupción
o en simple isla que me protege
del viento que desbroza las ramas del naranjo.





miércoles, 24 de agosto de 2016

ANIVERSARIO DE AGU Y YO (24 de Agosto)

AGU Y YO
 
 
Nuestras risas de niños dieron paso a un amor adulto envuelto en pliego de papel secreto. Éramos iones opuestos que atraídos conformaron un compuesto estable. Sólo hizo falta un terreno abonado por cientos de hojas desgajadas de almanaque para llegar a mimetizarnos. Las mismas arrugas, idéntica curvatura de hombros, palabras al unísono,... Y cuando cada noche, vestidos de aire, cerramos los ojos, estamos tan compenetrados que en silencio nos disponemos a tener una cita en el mismo sueño.


martes, 16 de agosto de 2016

VEN

 
(Pinturas de Vicente Romero)
 
 
Ven, tengo un regalo que darte.
Te enseñaré lugares
donde estuviste
pero no fuiste capaz de oír.
Ni olores que te abrazaron...
sin que tú adivinaras.
Sólo aspiro a morir
tantas veces como quieras.



lunes, 1 de agosto de 2016

RAY CHARLES



Los tiempos eran duros para los que brillaban ébano en el sur de Estados Unidos por la década de los locos años treinta. Los sonidos del día se atropellaban con los de los niños jugando entre palanganas, animales y campos de cultivo y en la noche la música gospel se hacía dueña del mismo aire y de las sombras, espantando las miserias y clamando al cielo un paraíso hecho a medida de los negros.
Ray disfrutaba de su vida alegre de niño cuando se le secaron los ojos como tierra agrietada en años de sequía. Otras almas más apocadas se hubieran quedado ancladas en el camino pero Ray era tan tozudo que consiguió atravesar el infierno y arribó por fin a los primeros manantiales, finos hilos de agua, casi imperceptibles, que alimentaban una vegetación de sueños raquítica y que más adelante se convertirían en riachuelos que aumentarían paulatinamente su cauce. El niño Ray aprendió a leer música en Braille.
El piano pasó a convertirse en una extensión de su cuerpo y con él aprendió a dar salida a la melancolía que le asaltaba en las horas de soledad que le esperaba como espera el depredador infame a su desprotegida víctima para poseerla por entero. Sus ojos brillaban tras las gafas oscuras cuando se mostraba en los conciertos y se tornaban desgraciados y opacos desmadejados en la soledad sobre la cama. Por ello, se refugiaba en los brazos de sus numerosas amantes y se casó con la que más le consolaba, su nombre era heroína.
Ray cosechó grandes éxitos con sus canciones aunque le llovieran las críticas por cantar gospel con letras populares su tristeza y su melancolía era directamente proporcional a su destrucción como persona. Su lucha por los derechos de los hombres y mujeres de su raza le llevaron a tomar la decisión de cancelar un concierto en Georgia para protestar por las ubicaciones segregadas.
Catalogado como mejor cantante masculino de todos los tiempos, murió a los setenta y tres años de edad, después de haber expulsado todos los demonios de su cuerpo. Fue capaz de ver la música en otra dimensión, no apta para videntes, y transformarla en genialidad para los ojos del mundo.
Su melancolía fue el fruto maduro del árbol de la esclavitud y anulación de los derechos de su raza plantado en los campos de algodón y abonado durante siglos.
De mi libro "He querido volver", Editorial Cursiva 2016

sábado, 9 de julio de 2016

QUIETE IN GRATIA (Rosa María Ramos Chinea)

Rosa María Ramos Chinea leyendo el poema que escribió y me dedicó

Ayer, en la presentación de mi libro fue una tarde de amigos compartiendo poesía. Abajo podéis ver las fotos del recital. Cada uno recitaba bellos poemas que nos deleitaban a todos. Pero Rosa Maria Ramos Chinea me regaló un poema dedicado a mí. Nunca me había ocurrido tal cosa, los vellos se quedaron como escarpias de emoción. Gracias a todos por acompañarme y a Rosa Maria Ramos Chinea por crear una poema tan especial. Aquí lo dejo para deleite de quien quiera leerlo. GRACIAS, AMIGA POETA.

quiete in gratia
a carmen marina rodríguez santana
no siempre se regresa
tú - sin embargo- vuelves a voluntad
retornas con ímpetu de águila
y traes visiones secretísimas
integradas a la piel-pluma
del pájaro que envuelves
nos sentamos ante tus ojos
con mirada curiosa
atenta la mecánica auditiva
intentamos –mortales impacientes-
captar el sentido de tu voz
aquella que describe lo que supo
más allá de las sábanas azules
descifrar las visiones
los signos de tus viajes
bosquejar las múltiples
insólitas hazañas
el reloj que escribes no atiende razones
va contra las leyes naturales de su giro
adviertes su cuenta regresiva
cuando hojeas el libro de bitácora
y reescribes las historias
para darles
-desde la ciencia de las diosas-
finales contundentes y felices
los aires que revelas
vienen vestidos de vendaval
partiéndonos los troncos
vibrándonos las hojas
la soledad es la madre
y el silencio
el fantasma del padre
que danza como brisa
y te recita su verso al oído
con invisible boca y sin mordazas
las memorias
parpadean precipicios de mujer
ejerces tu derecho a vivir
en agua y luz
cruzar los mapas - vestida de hombre-
y luego desvestirte para ser
mujer-navegante
que reencarna vidas anteriores
tus relatos - como bien dices-
reparan males
susurran bendiciones
nos proveen de fugas
vertiginosas
tal como lo haces con las letras
así lo rehaces cuando vuelves
como la esponja que escurre
-gota a gota-
la posible transparencia de los mares
has querido volver
y has vuelto como redención
milagro potente de los dioses
por ti despertamos de cualquier mal sueño
al que hayamos -alguna vez- asistido
ciegos y sordos y mudos
tácitos en el paisaje que nos muestras
con la sencillez que otorga la pericia
surges del acueducto de las ternuras
traspasas toda tormenta
nos arropas del saber y su susurro
hoy celebramos contigo
todos los años vividos
y aquellos por-vivir
para ti, nuestra serena gratitud
en Santa Cruz
a los cinco días de julio de dos mil dieciséis
de Rosa Maria Ramos Chinea

jueves, 7 de julio de 2016

FOTOS DE LA PRESENTACIÓN DE "HE QUERIDO VOLVER" Y RECITAL EN LA LIBRERÍA DE MUJERES

 Izaskun, la librera por excelencia, introduciéndome en la presentación
 Rosa María recitando un poema que realizó y me dedicó
 Amalia, poeta boliviana, a la que siempre he admirado
 Domingo, uno de los mejores poetas canarios
 Isabel una de las grandes en la literatura de nuestras Islas y más allá
 Carmen Paloma y sus poemas dedicados a la igualdad entre géneros
 Aida, una joven poetisa de las Islas
 María de Vega, con su maestría literaria nos deleita a todos
 Yo, leyendo el poema "El brillo" de mi último libro "He querido volver" 

jueves, 16 de junio de 2016

RELATIVIDAD (De mi libro "Jablón")

Teoría de la Relatividad de Einstein


Mis pies quieren correr
mientras mi alma permanece en un sueño.
Según imaginaría Einstein:
Mi corazón siguiendo al viento
y mi piel entre las rejas.

viernes, 3 de junio de 2016

FIRMA DE EJEMPLARES EN LA LIBRERÍA EL ÁGUILA



 ESTARÉ FIRMANDO EJEMPLARES EN LA LIBRERÍA EL ÁGUILA (LA LAGUNA) EL VIERNES 10 DE JUNIO DE 18:00 A 20:00 HORAS. LES ESPERO.


Podéis contactar para conseguir el libro "He querido volver" con:
http://www.libreriaelaguila.es/ 
Librería de Mujeres
- O también, poniéndose en contacto conmigo.