Lecturas a la hora del té

Lecturas a la hora del té
(Pintura de Vicente Romero)

viernes, 30 de septiembre de 2016

MANOS Y LUCES (Del libro Marea en tres tiempos de Amalia Quiroz Pedrazas)


Ayer tarde fue la presentación del poemario "Marea en tres tiempos" de mi amiga Amalia Quiroz Pedrazas. Le agradezco su gran amistad y el poema que me ha dedicado y que aparece en el libro. Un beso eterno, Amalia.

MANOS Y LUCES
(A Carmen Marina Rodríguez Santana)

La jardinera
por fin desbrozó
su nostalgia estremecida
que creció cual mala hierba
entre sus sueños.

Sus brazos, su memoria
de niña inquieta
se abrieron
en capullo de luces
para ganar la realidad
de la contienda,

jueves, 8 de septiembre de 2016

¿POR QUÉ ESCRIBO?



Igual que mi pelo es negro y la piel muy blanca transmitidos por mis genes, eso es por lo que escribo, por puros cromosomas enredados. Desde muy pequeña, sin tener conocimiento de las letras, me inventaba historias que transmitía con garabatos ininteligibles para el resto y que “leía” a mis padres para que me dieran su aprobación.
Con el tiempo me he convertido en alguien que escribe para denunciar y buscar soluciones, aunque éstas vengan dadas por seres vengadores, como un árbol por ejemplo, que harán justicia. No importa si vendo libros o no, si no soy nadie en la literatura. Sólo sé que escribir me hace bien, me da paz y me conmueve. Sé que tengo que seguir escribiendo porque me lo indican mis cromosomas enredados.
Carmen Marina Rodríguez Santana

sábado, 3 de septiembre de 2016

EL KIOSKO (Poema inserto en mi libro He querido volver, Editorial Cursiva 2016)

(Pintura de Burton Silverman)

Un kiosko visto desde el cielo, no es nada;
a menos, que yo pueda visitarlo,
con mis pies perpetuos en la cama
y mi boca dibujando lo que observo.
Desde mi ventana, la calle
parece ser la misma.
Permanecen colgadas las mismas ropas
sobre la cuerda sin cansancio,
henchidas con ese olor
a frituras vecinas que acompañan 
los átomos del aire.
Los naranjos de la plaza
otorgan la indiscutible certeza
de ser parte del pasado.
Y el kiosko atesora los misterios
de imaginario caballo de Troya.
Un tirachinas o un aro de metal,
los cromos del álbum que nadie terminó.
Un trozo de pan y dos onzas de chocolate medían
el juego del escondite en tiempo de humo,
agazapados sobre la copa del naranjo más alto.
Apenas una leve brisa y formé parte
del lecho inalterable de hojarasca...
Ahora dentro de mí
late una vida subterránea e inútil
excepto cuando miro el kiosko
y lo convierto
en palacio de mil y una noches,
en fragata de corsarios,
en volcán en erupción
o en simple isla que me protege
del viento que desbroza las ramas del naranjo.





miércoles, 24 de agosto de 2016

ANIVERSARIO DE AGU Y YO (24 de Agosto)

AGU Y YO
 
 
Nuestras risas de niños dieron paso a un amor adulto envuelto en pliego de papel secreto. Éramos iones opuestos que atraídos conformaron un compuesto estable. Sólo hizo falta un terreno abonado por cientos de hojas desgajadas de almanaque para llegar a mimetizarnos. Las mismas arrugas, idéntica curvatura de hombros, palabras al unísono,... Y cuando cada noche, vestidos de aire, cerramos los ojos, estamos tan compenetrados que en silencio nos disponemos a tener una cita en el mismo sueño.


martes, 16 de agosto de 2016

VEN

 
(Pinturas de Vicente Romero)
 
 
Ven, tengo un regalo que darte.
Te enseñaré lugares
donde estuviste
pero no fuiste capaz de oír.
Ni olores que te abrazaron...
sin que tú adivinaras.
Sólo aspiro a morir
tantas veces como quieras.



lunes, 1 de agosto de 2016

RAY CHARLES



Los tiempos eran duros para los que brillaban ébano en el sur de Estados Unidos por la década de los locos años treinta. Los sonidos del día se atropellaban con los de los niños jugando entre palanganas, animales y campos de cultivo y en la noche la música gospel se hacía dueña del mismo aire y de las sombras, espantando las miserias y clamando al cielo un paraíso hecho a medida de los negros.
Ray disfrutaba de su vida alegre de niño cuando se le secaron los ojos como tierra agrietada en años de sequía. Otras almas más apocadas se hubieran quedado ancladas en el camino pero Ray era tan tozudo que consiguió atravesar el infierno y arribó por fin a los primeros manantiales, finos hilos de agua, casi imperceptibles, que alimentaban una vegetación de sueños raquítica y que más adelante se convertirían en riachuelos que aumentarían paulatinamente su cauce. El niño Ray aprendió a leer música en Braille.
El piano pasó a convertirse en una extensión de su cuerpo y con él aprendió a dar salida a la melancolía que le asaltaba en las horas de soledad que le esperaba como espera el depredador infame a su desprotegida víctima para poseerla por entero. Sus ojos brillaban tras las gafas oscuras cuando se mostraba en los conciertos y se tornaban desgraciados y opacos desmadejados en la soledad sobre la cama. Por ello, se refugiaba en los brazos de sus numerosas amantes y se casó con la que más le consolaba, su nombre era heroína.
Ray cosechó grandes éxitos con sus canciones aunque le llovieran las críticas por cantar gospel con letras populares su tristeza y su melancolía era directamente proporcional a su destrucción como persona. Su lucha por los derechos de los hombres y mujeres de su raza le llevaron a tomar la decisión de cancelar un concierto en Georgia para protestar por las ubicaciones segregadas.
Catalogado como mejor cantante masculino de todos los tiempos, murió a los setenta y tres años de edad, después de haber expulsado todos los demonios de su cuerpo. Fue capaz de ver la música en otra dimensión, no apta para videntes, y transformarla en genialidad para los ojos del mundo.
Su melancolía fue el fruto maduro del árbol de la esclavitud y anulación de los derechos de su raza plantado en los campos de algodón y abonado durante siglos.
De mi libro "He querido volver", Editorial Cursiva 2016

sábado, 9 de julio de 2016

QUIETE IN GRATIA (Rosa María Ramos Chinea)

Rosa María Ramos Chinea leyendo el poema que escribió y me dedicó

Ayer, en la presentación de mi libro fue una tarde de amigos compartiendo poesía. Abajo podéis ver las fotos del recital. Cada uno recitaba bellos poemas que nos deleitaban a todos. Pero Rosa Maria Ramos Chinea me regaló un poema dedicado a mí. Nunca me había ocurrido tal cosa, los vellos se quedaron como escarpias de emoción. Gracias a todos por acompañarme y a Rosa Maria Ramos Chinea por crear una poema tan especial. Aquí lo dejo para deleite de quien quiera leerlo. GRACIAS, AMIGA POETA.

quiete in gratia
a carmen marina rodríguez santana
no siempre se regresa
tú - sin embargo- vuelves a voluntad
retornas con ímpetu de águila
y traes visiones secretísimas
integradas a la piel-pluma
del pájaro que envuelves
nos sentamos ante tus ojos
con mirada curiosa
atenta la mecánica auditiva
intentamos –mortales impacientes-
captar el sentido de tu voz
aquella que describe lo que supo
más allá de las sábanas azules
descifrar las visiones
los signos de tus viajes
bosquejar las múltiples
insólitas hazañas
el reloj que escribes no atiende razones
va contra las leyes naturales de su giro
adviertes su cuenta regresiva
cuando hojeas el libro de bitácora
y reescribes las historias
para darles
-desde la ciencia de las diosas-
finales contundentes y felices
los aires que revelas
vienen vestidos de vendaval
partiéndonos los troncos
vibrándonos las hojas
la soledad es la madre
y el silencio
el fantasma del padre
que danza como brisa
y te recita su verso al oído
con invisible boca y sin mordazas
las memorias
parpadean precipicios de mujer
ejerces tu derecho a vivir
en agua y luz
cruzar los mapas - vestida de hombre-
y luego desvestirte para ser
mujer-navegante
que reencarna vidas anteriores
tus relatos - como bien dices-
reparan males
susurran bendiciones
nos proveen de fugas
vertiginosas
tal como lo haces con las letras
así lo rehaces cuando vuelves
como la esponja que escurre
-gota a gota-
la posible transparencia de los mares
has querido volver
y has vuelto como redención
milagro potente de los dioses
por ti despertamos de cualquier mal sueño
al que hayamos -alguna vez- asistido
ciegos y sordos y mudos
tácitos en el paisaje que nos muestras
con la sencillez que otorga la pericia
surges del acueducto de las ternuras
traspasas toda tormenta
nos arropas del saber y su susurro
hoy celebramos contigo
todos los años vividos
y aquellos por-vivir
para ti, nuestra serena gratitud
en Santa Cruz
a los cinco días de julio de dos mil dieciséis
de Rosa Maria Ramos Chinea

jueves, 7 de julio de 2016

FOTOS DE LA PRESENTACIÓN DE "HE QUERIDO VOLVER" Y RECITAL EN LA LIBRERÍA DE MUJERES

 Izaskun, la librera por excelencia, introduciéndome en la presentación
 Rosa María recitando un poema que realizó y me dedicó
 Amalia, poeta boliviana, a la que siempre he admirado
 Domingo, uno de los mejores poetas canarios
 Isabel una de las grandes en la literatura de nuestras Islas y más allá
 Carmen Paloma y sus poemas dedicados a la igualdad entre géneros
 Aida, una joven poetisa de las Islas
 María de Vega, con su maestría literaria nos deleita a todos
 Yo, leyendo el poema "El brillo" de mi último libro "He querido volver" 

jueves, 16 de junio de 2016

RELATIVIDAD (De mi libro "Jablón")

Teoría de la Relatividad de Einstein


Mis pies quieren correr
mientras mi alma permanece en un sueño.
Según imaginaría Einstein:
Mi corazón siguiendo al viento
y mi piel entre las rejas.

viernes, 3 de junio de 2016

FIRMA DE EJEMPLARES EN LA LIBRERÍA EL ÁGUILA



 ESTARÉ FIRMANDO EJEMPLARES EN LA LIBRERÍA EL ÁGUILA (LA LAGUNA) EL VIERNES 10 DE JUNIO DE 18:00 A 20:00 HORAS. LES ESPERO.


Podéis contactar para conseguir el libro "He querido volver" con:
http://www.libreriaelaguila.es/ 
Librería de Mujeres
- O también, poniéndose en contacto conmigo.

lunes, 30 de mayo de 2016

FOTOS DE LA PRESENTACIÓN EN LA MAC DE MI LIBRO HE QUERIDO VOLVER

Unos ejemplares




En plenas lecturas 

En plenas lecturas 

 Presentación de Graciliana Montelongo

Mis palabras 

El público atento 

El editor, Juanca Romero de Editorial Cursiva, mi amiga, la escritora y pintora, Graciliana Montelongo y yo. 
 Los Editores y Amalia

Mi madre, Mari Luz y yo.

Amalia y yo.

 La familia y amigos para las firmas.

 Las palabras del Editor

Público atento a las palabras de Graciliana 

Junto a mí, mi gran amiga Amalia Quirón. La que le sigue en la cola, Anabel, madre de uno de mis alumnos y que nunca falta a mis presentaciones o lecturas.

Mi compañera de trabajo, Elena y yo.

La escritora Felicidad y yo.




















Parte de mi familia y yo.

¡UNA TARDE PARA NO OLVIDAR!

sábado, 21 de mayo de 2016

CRÍTICA LITERARIA REALIZADA POR JUANCA ROMERO HASMEN SOBRE EL LIBRO HE QUERIDO VOLVER

(Imagen de Portada Merce Ares 
http://petalosalagua.blogspot.com.es/ )


Crítica literaria realizada por Juanca Romero Hasmen sobre el libro He querido volver
Carmen Marina Rodríguez Santana.


Nos exponemos mucho los locos de la escritura. Dejamos nuestra alma al aire, a la vista de todo el mundo, por cumplir nuestro sueño dibujado de palabras.

Con estas profundas líneas llenas de sentimiento y sentido, como todas y cada una que forman parte de este de este texto, comienza un viaje a través de la palabra en “He querido volver”, el último libro de la escritora Carmen Marina Rodríguez Santana.
Recomiendo la lectura de este libro porque en él se recogen emociones que van proyectadas desde lo personal hacia el amplio ecosistema en el que todos nos hemos reconocido en alguna que otra ocasión. Siempre ha sentido pudor a la hora de escribir públicamente sobre trabajos tan estrechamente ligados a los sentimientos, viéndome como un profanador de la intimidad ajena, como el incauto descarado que entra por la puerta de una casa pidiendo que se le reciba.
Pero he de admitir que “He querido volver” me ha cautivado, me ha seducido, me ha enganchado...
Sus páginas llenas de negro sobre blanco, están cubiertas de guiños personales que su autora, de forma magistral, ha sabido deslizar sigilosamente sin que en ningún momento dejemos de sentir lo leído como propio, o al menos algo que en parte, también nos pertenece. La lectura ágil de sus páginas, nos traslada a tiempos concretos y momentos atemporales, capacidad que no todos los los autores/as saben adoptar para darle buen uso.

Lo vivido y olvidado se abrazan
en algún lugar donde se les ha perdido el tiempo.

Rodríguez Santana consigue que lo vivido y leído en este libro, se abracen en un lugar secreto del corazón para darse baños de alegrías y tristezas, algo que es de agradecer teniendo en cuenta que en los últimos tiempos, este género literario adolece de ser cansino, lastimero en exceso y envuelto en un superlativo ego.

Este bello libro, no es una obra triste, al contrario, nos permite abrir los ojos para darnos cuenta de que el tiempo se escapa, igual que lo hace todo lo bello que nos ofrece la vida. Es un libro que de alguna manera nos pone en alerta frente a la cruel rutina.
El recorrido que nos obliga a seguir la lectura del libro, nos lleva a través de vastos paisajes de verso y prosa, de intimidades y vidas ajenas, que a modo de voluntario voyeur, provoca que queramos saber más de sus protagonistas y sobre la propia autora de la obra, que sabedora quizá de este particular, se dosifica página a página.
Voy a confesar que con la lectura de este libro, quizá vuelva a leer poesía sintiéndola, vuelva a sentirla... escribiéndola. Si fuese así, le deberé palabras de agradecimiento a su autora, y si por el contrario, la chispa no se activa, asumo todas las culpas por ser víctima de la moribunda cuadratura del siglo XXI.


He querido volver es un canto a la vida y un inmejorable regalo para los que sin estar, siguen dentro del corazón. Un libro positivo y bello.


martes, 10 de mayo de 2016

CARTEL DE PRESENTACIÓN DE MI PRÓXIMO LIBRO HE QUERIDO VOLVER

Imagen de Portada Merce Ares

Estaré bien acompañada en la presentación  por Juanca Romero, editor de Editorial Cursiva, y mi amiga Graciliana Montelongo, escritora y pintora.

¡¡¡¡ESTÁN TODOS INVITADOS!!!!